Y este tiempo, ¿de qué?

Tanto con que el famoso cuarenta de mayo nos marcaba la fecha en la cual debíamos hacer cambio de armario, y ahora va y nos sacude una suave borrasca que nos ha pillado más en bragas que otra cosa… ¡No hay derecho!

Hoy tenía pensado hablaros sobre tonos rojizos, pero he llegado tan decepcionada de la calle, que he pensado que lo que mejor nos viene para hoy, es hacer un post que recoja un recopilatorio de “chaquetillas de entretiempo”. ¿No os parece? Y más aún para las frioleras como yo 😉

Para hacerte con un kit de chaquetillas, es importante que tengas en mente algo muy claro: hay que comprarse cosas que sepamos que nos van a combinar con cualquier cosa. Aquí no nos podemos poner exquisitas, más que nada, porque en verano es en la época del año en la que más solemos viajar, y si tenemos que meter una chaqueta “por si aca” para cada conjuntito que nos llevamos… ¡¡uf!!

Por eso, y pensando más que nada en viajes y en esas tardes en las que se está bien pero en cuanto caiga la noche puede que refresque, en mi armario y mis viajes hay tres prendas que no fallan:

1. Cazadora vaquera

Seguro que esta la estabais esperando, ¿verdad? Es un básico que no creo que falte en ningún armario porque pega con todo. Además, hace un par de años a Primark le dio por venderlas de forma masiva, y muchas de nosotras seguro que tenemos precisamente esa (buena, bonita y barata jeje). Y si aún no tienes la tuya, antes de seguir con este post, ¡¡corre a comprártela!!

2. Chaquetilla de vestir

A pesar de que la cazadora vaquera pega con todo, muchas veces con lo que no pega es conmulaya.PNG el estilo arreglado que le queremos dar a nuestro outfit. Es para estos casos para los que me he adjudicado una chaqueta minimal de Mulaya que puedes tener por 9.95€ y está en todos los colores :D. Os dejo aquí en enlace a la chaqueta, por si os animáis a comprarla.

Ya os haré un post el día que la estrene para que veáis con qué puede quedar genial (ya tengo algunos outfits creados en mi cabeza con la chaqueta…)

3. Pañuelo

Últimamente, y más que nada por comodona, he cogido la costumbre de utilizar un pañuelo-bufanda que utilizo en invierno, para sacarle un segundo uso en las noches frescas del verano. Pero cuidado, no penséis en sacar los bufandones tipo manta!! Se trata de un pañuelo un poco más gordito del que no me separo porque, además de no arrugarse aunque lo metas estrujadísimo en un mini bolso, puedo utilizarlo de mil formas. ¡Aquí os dejo una recreación rápida!

Como veis, me llega hasta los pies! y no veáis lo bien que viene esto cuando vas en viajes largos y el aire acondicionado comienza a molestarte…

Y ahora ya, si estamos preparadas para esos caca-días que pillan a una de imprevisto!!

No esperes a que mañana las cosas funcionen mejor porque no lo harán; reinventa hoy tu vida y deshazte de todas ellas…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s